Exitoso aniversario:

Los autos chinos cumplen una década de su llegada a Chile

Ya han transcurrido 10 años de su arribó al mercado chileno. A pesar de su adverso comienzo, ha logrado ganarse la confianza de los consumidores nacionales.

El escenario de partida era muy complejo, puesto que existía el prejuicio de que los productos chinos carecían de calidad y durabilidad. Por lo que automáticamente se extrapoló este pensamiento a los vehículos.

La estrategia de penetración del mercado era sencilla y muy prometedora. Constaba del ofrecimiento de un completo equipamiento a un precio accesible. De esta forma se diferenciaba de los competidores, que se caracterizaban por ser mucho más costosos.

De esta forma, y derribando paso a paso los prejuicios, han logrado posicionarse en el competitivo y exigente mercado nacional.

Las marcas pioneras

Los primeros fabricantes chinos que decidieron arriesgarse en  invertir en Chile, fue la reconocida Great Wall. Lo hizo puntualmente en el año 2007. Le siguió la marca Chery con su oferta de innovadores modelos.

De ese entonces al año 2017, se han sumado más de 20 fabricantes de vehículos de origen chino. De esta forma han logrado una sólida  consolidación.

Y es que de un complejo inicio, pasaron a un gran aumento de unidades comercializadas en el año 2013. Que se vieron reducidas notablemente en el 2015, con una venta de solo 24.415. Finalmente en el año 2016 percibieron una recuperación llegando a 25.216 unidades vendidas.

En el presente, año 2017, evidencian un proceso denominado racionalización. Esto debido a que los autos han subido paulatinamente de valor. Debido a que su calidad ha ido aumentando progresivamente y con ello se ha perdido la relación equipamiento a bajo precio.

Las razones del aumento del valor de estos vehículos, radica en que con la finalidad de ser más competitivos. Los autos chinos han  ido progresivamente adquiriendo prestaciones, mayor equipamiento en conectividad y seguridad.

A pesar de todo lo anterior, la oferta de estos modelos sigue siendo la más conveniente del mercado. Puesto que se mantiene la más óptima relación precio y equipamiento.